He decidido comer bien!, Pero ¿porqué nos cuesta tanto el cambio?

Algunos consejos para detoxificar nuestro cuerpo después de las navidades!

Vamos a hablar de las resistencias a las que nos enfrentamos a la hora de plantear un cambio de alimentación y cómo podemos llegar a superarlas siguiendo los planteamientos y el enfoque de una metodología muy efectiva.

Las justificaciones más comunes para no llevar a cabo nuestro objetivo de alimentarnos de una forma más saludable son siempre las mismas: falta de voluntad, falta de tiempo para cocinar o comprar, ansiedad motivada por problemas emocionales o estrés laboral, etc. Pues bien, detrás de estos pretextos lo que encontramos es una falta de confianza y convicción en nuestros propósitos.

Hay tres aspectos muy importantes que hay que tener en cuenta antes de iniciar el cambio.

  • El primero de ellos es la toma de conciencia; saber el ¿para qué?, cual es la finalidad y qué beneficios voy a obtener en mí propósito.
  • En segundo lugar, y algo muy relevante, es asumir la propia responsabilidad. Tú eres la directora de orquesta, y por lo tanto, con capacidad para tomar decisiones, llevarlas a cabo y dejar de lado aquello que no te hace sentir bien.
  • Y en último lugar, y muy conectado a la toma de conciencia, lo que debes saber es que no se trata de cambiar sólo los hábitos que te perjudican, sino mantenerlos en el tiempo y hacer de ello un modo de vida, con lo cual, es necesario también un cambio de mentalidad, transformar tus creencias limitantes y tú manera de entender la relación con la comida.

Cuando cambies la percepción que tienes de ti misma, de tú potencial y de lo que eres capaz de llegar a hacer, eso que antes veías como imposible va a empezar a convertirse en algo posible y real.

Te proponemos crear un plan de acción, en el cual vas a determinar tú objetivo y cómo vas a conseguirlo, te recomendamos que lo anotes en un cuaderno. Toma conciencia de las mejoras que te va a aportar, incluso visualízate en un futuro próximo habiendo cambiado ya tú alimentación y observa cómo te hace sentir.

Empieza con objetivos a corto plazo, puesto que a medida que lo consigas, vas a ir reforzándote.  Una buena planificación de cómo vas a llevarlo a cabo es necesario, organizarte las comidas, la compra y el tiempo. Incluso crea un diario para poder ir viendo cómo vas consiguiendo logros.

Elige quererte y respetarte y recuerda que los pretextos te hacen víctima de ti misma.

 

Pautas que pueden ayudarte

Ahora vamos a darte unas pautas y consejos para orientarte sobre como iniciar este maravilloso trabajo de empezar a cuidarte y ayudar a tu organismo a deshacerse de tóxicos.

Después de unas Navidades donde hemos comido más azúcar del debido, refinados, procesados, mezclas incorrectas de alimentos, grasas, alcohol etc…nuestro organismo se resiente y nos notamos hinchados y pesados. ¡Sentimos que algo nos sobra…y eso es justamente por donde vamos a empezar! Vamos a detoxificarnos de los excesos de estos días y con ello probablemente a deshincharnos y sentirnos más livianos. A partir de aquí es un efecto en cadena donde todos nuestros órganos empezarán a funcionar correctamente y podremos observar globalmente como irradiamos mejor aspecto y salud.

Elimina de tu dieta los siguientes alimentos

Para comenzar, elimina de tu dieta los siguientes alimentos: azúcar blanco y productos que lo contengan, lácteos, gluten y harinas refinadas en general. Intenta mantenerlo al menos durante un mes para que puedas ver en ti unos cambios saludables apreciables. No es tarea fácil, si durante mucho tiempo has tenido una alimentación desequilibrada donde consumías este tipo de alimentos. Algunas personas al principio experimentan síntomas desagradables como dolores de cabeza, ansiedad por tomar azúcar, problemas digestivos etc….

No te preocupes, desaparecerán. ¡No desistas y continúa con tu plan!!

Que debes incorporar en tu dieta diaria

Incorpora a tu dieta alimentos sin gluten de fácil asimilación y que sean de alto valor nutricional como la quínoa Real y los superalimentos que te aportarán nutrición y energía, y ayudarán a tu cuerpo a desechar los depósitos de tóxicos como el colesterol, el ácido úrico etc…

Al principio es normal que sientas hambre y ganas de tomar azúcar. Ayúdate con nuestros quínoa shake que aparte de nutrirte te ayudarán a mantener el azúcar constante en sangre, ya que están elaborados a base de quínoa real que es un alimento de bajo índice glucémico. Puedes tomarlos en el desayuno, meriendas o entre horas.

Durante el proceso también puedes ayudarte de algún producto natural que te ayude a limpiar tu hígado como la alcachofa, el cardo mariano, el diente de león y tantos otros. Pregunta en tu herbolario habitual de confianza.

¡No desistas! ¡Este cambio merece mucho la pena! ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

¡Ánimo!!!

naturalcos

Author naturalcos

More posts by naturalcos

Leave a Reply